miércoles, 18 de agosto de 2010

Propaganda made in Germany

Ayer mismo se montaba un revuelo en el mundo de las noticias relacionadas con el Cannabis en Alemania. El ministerio de sanidad anunciaba que autorizaría el uso de medicamentos a base de nuestra planta preferida. Muy similar a lo que hace pocas semanas acontecía en España, cuando la ministra Trinidad Jiménez informó que las autoridades sanitarias españolas aprobarán la comercialización de Sativex.


Pues bien, la manipulación de los medios ha sido tal que anoche a uno le daba la impresión de que finalmente y de buenas a primeras los responsables políticos (en un acto de cordura) habían decidido legalizar el Cannabis para uso terapéutico. Uno de los canales de TV estatales (ARD) informaba a las 5 de la tarde con el titular "Cannabis medicinal"...unas tres horas más tarde la cabecera de la notica era "Medicamentos a base de Cannabis"...diarios sensacionalistas y otros menos sensacionalistas pero igualmente incompetentes en la búsqueda de veracidad comenzaron a copiarse mutuamente en una pugna por el titulo más ridículo con tal de captar la curiosidad de sus lectores. He aquí algunas "joyas" de la prensa escrita alemana: "¿Tendremos la píldora de hachís?", "Cannabis con prescripción médica", "Drogas bajo receta", "El gobierno de coalición quiere posibilitar el uso de Cannabis con receta médica", etc. etc.
Sin duda lo mejor de todo fue el artículo original de la agencia alemana dpa. En él se lee textualmente:
"En realidad el Cannabis es un estupefaciente elaborado a partir de las hojas de cáñamo y que en la mayoría de los casos se consume como hachís o marihuana"
...¡toma ya! y tan a gusto que se habrán quedado...¡una auténtica vergüenza!

Pero bueno, dejando de lado esta ignorancia supina, la polémica está servida. Al final tenemos a los mismos de siempre tratando de repartirse el pastel con la industria farmacéutica frotándose las manos. Para los enfermos no cambia nada en absoluto, los medicamentos a base de THC sintético serán facilitados a pacientes en fase casi terminal para aliviar sus dolores (multiple esclerosis), todas las restantes dolencias en las que el Cannabis ha demostrado su eficacia parecen no existir. El precio de dichos medicamentos es de hasta seis veces más elevado que lo que costaría despachar cogollos de Cannabis a través de cultivos regulados.


La medicina que queremos es la planta en estado natural, esa que además tiene índices de tolerancia mucho más altos que cualquier spray o pulverizador con olor a farmacia, esa que la humanidad lleva usando desde hace milenios, esa que cualquiera podría cultivar en su jardín o balcón para aliviar los síntomas de crueles dolencias.
Los gobiernos una vez más actúan más preocupados por sus ingresos que por la salud de sus ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada